viernes, 18 de mayo de 2007

El Manifiesto


En los periódicos de internet, la información suele ser igual de casposa que en la prensa de papel. El envoltorio digital esconde, normalmente, planteamientos culturales obsoletos y decadentes en sus dos versiones:

Por un lado, la babosería polanquero-marxista, con su habitual fobia por todo lo noble y elevado, su odio a España y a su Historia, su animadversión hacia la Iglesia Católica, su connivencia traidora y suicida con el separatismo, sus frustraciones freudianas guerracivilistas, en fin, la conocida monserga progre... ("El plural.com" y panfletos similares).

Por otro, la "derecha civilizada", es decir, los habituales petimetres peperos que, por ejemplo, no arrugan el gesto ante la invasión inmigrante (al fin y al cabo son mano de obra barata para papá) y, sin embargo, se escandalizan hipócritamente cuando, en alguna de sus morigeradas manifestaciones contra el zapaterismo, descubren alguna bandera de las que ellos llaman, con inexacto y cursi neologismo, "preconstitucionales". ("Libertad digital" y cosas así).

Con este panorama, los que no tenemos como santo de nuestra devoción ni a Lenin ni a Cánovas, los que experimentamos el mismo hastío al escuchar la tutsi-COPE que la hutu-SER, los que aborrecemos por igual a la Coca y a la Pepsi, nos sentíamos como aficionados al baloncesto que, por decreto-ley, hubieran de contemplar únicamente partidos de fútbol de segunda división.

Hasta ahora. Un nuevo periódico,"El Manifiesto", que se define a sí mismo como "políticamente incorrecto" ha irrumpido como un elefante descarado y brioso en la maloliente cacharrería de la mojigatocracia. Ojalá mantenga mucho tiempo el mismo rigor conceptual y contribuya a romper por fin en mil pedazos las podridas palanganas del multiculturalismo, el liberalismo y las demás sandeces.

http://www.elmanifiesto.com/index.asp