jueves, 19 de julio de 2007

Bailén.


Si ayer fue el aniversario del Alzamiento que salvó a España de convertirse en una colonia soviética, hoy, 19 de Julio, se cumplen 199 años de otra gran jornada histórica que tiene muchos paralelismos con la anterior. Me refiero a la Batalla de Bailén en la que 20.000 franceses que regresaban a Despeñaperros tras el saqueo de Córdoba, fueron derrotados por el General Castaños y su heterogéneo Ejército donde se mezclaba la tropa profesional con voluntarios civiles (los garrochistas del campo andaluz hicieron las veces de caballería con notable éxito).

En ambas fechas, 18 de Julio de 1936 y 19 de Julio de 1808, una España que parecía muerta y enterrada resurgió con furia de sus cenizas y aplastó a un enemigo (el marxismo-leninismo en un caso, el imperialismo francés en el otro) que, hasta ese momento, nadie había vencido en el campo de batalla.

En ambas fechas, los enemigos de España, afrancesados en un caso, marxistas en otro, habían logrado casi aniquilar la conciencia nacional.

En ambas fechas, Gobiernos traidores nos habían vendido al enemigo extranjero.

En ambas fechas, el Ejército había sido reducido a mera burocracia corrupta e ineficaz. Y sin embargo...

En ambas fechas comenzó una lucha de España por su supervivencia que, contra todos los pronósticos, acabó en victoria.

Los actuales afrancesados, los zapateros, dejuanas, borbones y roviras, siguen teniendo miedo a ese factor imprevisto que hace que España, cuando parece que sólo queda empujarla con el pie a la fosa, se levante con rabia y entierre a sus enterradores.

Quizá por eso no conmemoran ninguna de las dos fechas. Para ellos son derrotas.