viernes, 14 de marzo de 2008

Memoria histórica. Nin y Maurin.

En este tiempo de censuras, verdades a medias y manipulación histórica, son muy de agradecer reflexiones como las que el intelectual falangista Jorge Álvarez realiza sobre las figuras de los líderes marxistas Andrés Nin y Joaquín Maurin, con motivo de las fosas comunes recientemente descubiertas en Alcalá de Henares.

Andrés Nin y Joaquín Maurín. Destinos paradójicos
Estos días se está hablando muy poco, porque el silencio oficial es “estruendoso”, de las fosas con restos humanos halladas en Alcalá, entre otras cosas porque pertenecen a asesinados por el Frente Popular y porque uno de ellos podría ser el mítico líder del POUM (Partido Obrero de Unificación Marxista), el catalán Andrés Nin, torturado y asesinado por los comunistas estalinistas, amparados por el gobierno de la república.
Como curiosidad, no deja de resultar paradójico en la historia de Andrés Nin y del POUM un hecho bastante ignorado y que a la izquierda le cabrea notablemente.
El líder y secretario general del POUM al estallar la guerra no era Nin, era Joaquín Maurín. Nin era un destacado miembro de la ejecutiva del partido, realmente el número dos, que accedió al liderazgo después del Alzamiento del 18 de Julio por la sencilla razón de que éste pilló a Joaquín Maurín en Galicia, que era, como es sabido zona nacional.
Y lo curioso del asunto es que, mientras Nin fue secuestrado, salvajemente torturado y finalmente asesinado por sus correligionarios del Frente Popular, Joaquín Maurín, que fue arrestado por los franquistas, fue puesto en libertad en 1946 (a la vez que el famoso líder anarquista Cipriano Mera). Se marchó a Nueva York y allí falleció de muerte natural en 1973, a los setenta y siete años de edad.
Y es que dicen que no hay peor cuña que la de la misma madera.
Jorge Álvarez García-Bernardo