martes, 8 de abril de 2008

La oposición


Cuando se cuestiona la misma existencia de España como Nación, cuando se negocia abiertamente con los asesinos separatistas tras el paripé momentáneo del período electoral, cuando nuestras fronteras siguen abiertas a la invasión inmigrante, cuando se falsea nuestra Historia reciente con la Ley de Memoria Histórica, cuando se adoctrina a nuestros jóvenes en una concepción materialista de la vida, cuando, en resumen, se impone un régimen político antiespañol y masónico, resulta aterrador pensar que la oposición a este proyecto liquidador de España está encarnada en el Partido Popular.

En un momento histórico en que hace más falta que nunca una actitud decidida y sin complejos, vemos como los exponentes más cutres y acomplejados de la derecha, se acuchillan entre ellos por el plato de lentejas de las "baronías" en la oposición. Millones de españoles han votado a estos tipos como mal menor frente al zapaterismo y esta gente, en lugar de escuchar la voz de un pueblo indignado, se empeña en perpetuar posturas decimonónicas liberales y estúpidas. ¿De verdad creen que los millones de españoles que han votado contra Zapatero defienden las monsergas demoliberales?

Ante la debilidad e incapacidad de los peperos, ha llegado el momento de replantearse posturas y hacer una auténtica oposición sin rémoras ni fariseísmos democráticos. El Frente Nacional ha dejado de ser una opción. Ahora es una necesidad.