sábado, 21 de junio de 2008

Piratas

Acabo de escuchar por la radio que Botín (estupendo nombre para un pirata, digo para un banquero -siempre los confundo-) ha anunciado que su banco obtendrá este año un beneficio de diez mil millones de euros. No está mal para un año de crisis.
Hablando de crisis, la multimillonaria comunista Ana Belén - esposa de Víctor Manuel, el de "Franco, ese hombre"- ha decidido que el dinero recaudado en una de sus actuaciones para combatir el hambre en África, está mucho mejor en sus bolsillos que en los de la oenegé correspondiente. Teniendo en cuenta que la mayoría de los fondos de estas instituciones se destinan a los sueldos de cuatro listos y sólo un pequeño porcentaje llega a los hambrientos, lo que ha hecho la roja - no confundir con la Selección Española- ha sido acortar los trámites.
Mientras tanto, los ramoncines, almodóvares y querejetas varios se relamen pensando en el botín que obtendrán con el impuesto revolucionario de la SGAE. Como me comentaba ayer un querido amigo y camarada, cada vez que compremos un CD estaremos poniendo un ladrillo en las mansiones de estos fulanos (y fulanas, seamos políticamente correctos).
Pensándolo bien, creo que llamar piratas a esta fauna es algo injurioso. Los piratas arriesgaban su pellejo en cada abordaje y muchas veces pagaban con la vida sus asaltos. En cambio, la recua de banqueros, políticos corruptos y artistas subvencionados, se limita a poner el cazo aprovechándose de la injusticia inherente a un sistema podrido. ¿Quién es más merecedor de ser colgado en el palo mayor?
Compartir artículo en fb