miércoles, 16 de julio de 2008

Romance del Encuentro de Religiones


Hasta el Palacio del Pardo,
elegido en mala hora,
(se supone que en recuerdo
de la antigua Guardia Mora)
ha llegado un nuevo circo
a tocarnos los cojones
al que llaman, por llamar,
Encuentro de Religiones.

Se trata de un chiringuito
que, sin vergüenza ni pena,
han montado para hablarnos
de la bondad sarracena.

Muchos moros con turbante,
coche caro, dieta y visa
vienen a vender la moto
aguantándose la risa.

A la morería rampante
ríen las gracias sin sonrojo
Zapatero y sus secuaces,
mercaderes del despojo,
criptomasones, tunantes,
meapilas de chorro flojo,
y demás autoridades:
el Rey, hideputas, rojos...

También llegó al besahuevos
la Ministra de Igualdad
pero como iba sin velo
no la han dejado pasar.

Con gran generosidad
y muestra de tolerancia,
el Rey de Arabia Saudita
ha convidado a las cañas.

Luego ha seguido firmando
ejecuciones sumarias
que, allí, al cristiano que pillan,
derecho al Cielo lo mandan.