miércoles, 12 de noviembre de 2008

Rajoy, Zetapé y los excesos.



Entusiasmados porque Francia le alquila un taburete a España en la cumbre de Washington, se han reunido Mary Rajoy y Zetapé para analizar las propuestas que llevará nuestro Presidente a la reunión. Al final, han decidido que lo que hace falta es "más moderación contra los excesos". Suponemos que se referirán al exceso de alegría a la hora de regalar el dinero público a los amiguetes, como, por ejemplo, los 20 millones de euros que le han dado al pintor Miquel Barceló por pintar de colorines el techo de la sede de la ONU en Ginebra. O al exceso de deuda de los partidos políticos que los Bancos, generosamente, nunca han reclamado y que, según un informe del Tribunal de Cuentas, asciende a 144.800.000 euros repartidos de la siguiente forma:

PSOE: 62.361.000 €.
PP: 16.300.000 €.
CIU: 14.720.000 €.
PNV: 14.290.000 €.
IU: 14.000.000 €.

Además de estos créditos no reclamados (una donación, en la práctica), los partidos políticos se han visto beneficiados por sucesivos créditos y condonaciones directas que multiplican esta cifra.

Viendo estas cifras nos explicamos el unánime silencio de todos los partidos del Régimen ante el regalo del 15% de nuestro PIB a los banqueros y de más de 150.000.000 € para ellos mismos a través de las subvenciones directas según el Presupuesto de este año. ¿Quién dijo crisis?

Una vez cubiertas las prioridades en casa (¿Hay algo más importante que un partido político bien subvencionado?), nuestros insignes estadistas se han reunido para ponerse de acuerdo sobre las habituales memeces neoliberales que España propondrá para solucionar la crisis económica. De momento, la suya y la de los banqueros ya la han solucionado. Y la del amiguete Barceló. Por algo se empieza.