martes, 17 de febrero de 2009

Comunismo.


Hoy, martes 17 de Febrero, ha comenzado el juicio contra Kaing Guek Eav, alias 'Duch', uno de los líderes del movimiento comunista de los jemeres rojos que entre 1975 y 1979 asesinaron a más de dos millones de personas en Camboya. Entre ellos varios cientos de miles de niños.
En campos de concentración como el que dirigía este individuo, se torturaba y asesinaba a personas por "delitos" como llevar gafas o saber un idioma extranjero. Es significativo comprobar cómo estas atrocidades y el resto de masacres comunistas que han causado más de cien millones de víctimas en el siglo XX, son prácticamente desconocidas para el gran público.
El lobby progre que controla los grandes medios de comunicación se ha ocupado de poner sordina a estos hechos. El paleto de a pie sabe de los crímenes atribuidos al nacionalsocialismo alemán (exagerados ad nauseam por las productoras judías de Hollywood) o de los desaparecidos en las dictaduras sudamericanas o, gracias a Ley de Memoria Histérica, de la manida y tergiversada "represión franquista", pero ignora casi todo de los mayores genocidios de la Historia, cometidos en nombre de una ideología que aún hoy pasa por "defensora de la libertad".
Es significativo que en la misma época en que los jemeres rojos asesinaban al 25% de la población camboyana, en España se recibía como a un héroe a la versión ibérica de Pol Pot: Santiago Carrillo. El genocida responsable del asesinato de más de seis mil inocentes, era recibido por un sonriente borbón, nombrado doctor "honoris causa" de alguna Universidad y, recientemente, premiado con la Medalla al Mérito ¡en el Trabajo!. Si un personaje tan siniestro es reverenciado por la papanatocracia oficial como uno de los artífices de la llamada Transición, cualquier comentario sobre el Régimen surgido de aquellos enjuagues sobra.
Y todavía hay quien se extraña de que nos vaya como nos va...