martes, 31 de marzo de 2009

Esperanza y alegría (despilfarradora)


En este tiempo de opulencia generalizada, los españoles tienen todas sus necesidades cubiertas. Ante el pleno empleo que reina en España gracias a la maravillosa gestión de los demócratas y a las excelencias del capitalismo liberal, la Presi de la Comunidad de Madrid ya no sabe qué hacer con el dinero. Después de mucho pensarlo, ha decidido que lo mejor es darle 7.400 millones de euros a los inmigrantes para "mantener la cohesión social" (Europa Press, 26 de Marzo). Con dos ovarios.
Si no fuera una obscenidad, sería difícil resistir la tentación de tomarse a risa este nuevo disparate "políticamente correcto". Parece ser que hay que "garantizar los servicios destinados a los inmigrantes" y "luchar contra el racismo y la xenofobia". Si alguien recordase a esta gente que su obligación es garantizar los servicios destinados a los españoles, será automáticamente tachado de xenófobo. Esto de la xenofobia es muy socorrido para descalificar a cualquiera que no comparta el papanatismo suicida de arrojar piedras al propio tejado. Pensar que esta pájara es la esperanza blanca (con perdón) de la derecha española produce escalofríos.