miércoles, 5 de agosto de 2009

Las vacaciones etarras.


Con el sentido de la oportunidad que le caracteriza, Garzón aplaza la citación ante la Audiencia Nacional a miembros de ETA porque están de vacaciones. Con un par. Se conoce que los que asesinaron a los dos guardias civiles en Mallorca o los que pusieron el coche bomba en Burgos, estaban haciendo suplencias de verano. Si no fuera patético, lo de este tío sería cómico. Cuando vemos como deja escapar de vez en cuando a narcotraficantes por simple negligencia o cómo se dedica a pedir pruebas de que Franco ha muerto o a desenterrar víctimas de la guerra civil (sólo de un bando, por supuesto), queda la duda de si estas patochadas son perpetradas por necedad, delirio o simple afán de protagonismo.
Este político con toga debería dedicarse a sus otras actividades conocidas como la doma de macacos exóticos o las cacerías en compañía de otros macacos más comunes y dejar la administración de justicia en manos de profesionales serios, si es que todavía queda alguno.