jueves, 20 de agosto de 2009

Sorpresa radiofónica.


Hace poco, al encender la radio, me sorprendí al oir: "...se están estudiando medidas para acabar con la dañina invasión procedente de América del Sur que está poniendo en peligro la economía de la zona". Por un momento llegué a pensar que la emisora en cuestión había cambiado el discurso mojigato y políticamente correcto, habitual en nuestros medios periodísticos, por una posición combativa y defensora de los intereses nacionales. Con estupor seguí escuchando: "...el invasor representa un riesgo potencial si entra en contacto con parásitos de otras especies". Esto me descolocó del todo: si empiezan a meterse con Esteban Ibarra y los sindicatos subvencionados, es que la cosa va en serio.
Al parecer, el lobby mediático había cambiado su postura proinmigración por una ardorosa defensa de los trabajadores españoles. En fin, pensé, cosas más raras se han visto. El interés electoral es el que manda, y si los sondeos han detectado el general cabreo del personal ante la multiculturalidad, la degradación de nuestros servicios públicos, el aumento de la delincuencia y la precarización del mercado de trabajo, lo mismo empieza la gran familia zapaterina a defender los intereses de los españoles para variar.
Con esta gente nunca se sabe. No sería la primera vez que se cambian de chaqueta. Al fin y al cabo, esta pandilla ha pasado en pocos meses de negociar con la ETA y calificar a los etarras de "hombres de paz" a ser unos "vigorosos" adversarios del separatismo.
Tardé un rato en comprobar que hablaban de caracoles.