sábado, 26 de septiembre de 2009

Los Zetapé en USA: Halloween en Septiembre.


En su recién descubierta admiración por los amos gringos, Zetapé se ha llevado a toda la parentela a rendir pleitesía al simpático dueño del mundo. Total, paga el Presupuesto, y ahora que, gracias a la subida de impuestos, va a haber pasta disponible de sobra para gastos suntuarios, no es cuestión de mirar por un asiento más o menos en el Air Force Zeta. Será por dinero. Lo malo ha sido que ninguno de los seiscientos sesenta y seis asesores presidenciales (será por asesores...) le ha informado de que Halloween, el tétrico carnaval yanqui, se celebra en Noviembre. Y, claro, ya no ha habido tiempo para cambiarles el disfraz a las niñas, aunque, la verdad, aunque se vistan de seda, las pobres...

De todas formas, Obama ha estado muy campechano y no le ha importado hacerse una foto con las zapateritas cuando su servicio de seguridad le ha asegurado que, a pesar de su aspecto, son inofensivas. Zetapé, con su eterna sonrisa tensa, justificaba la insistencia de sus hijas:

-Perdone usted la molestia, pero...estas chicas...llevan todo el viaje diciendo que quieren hacerse una foto con usted, jefe. Como se imaginará, las sacamos poco y todo es nuevo para ellas. Les hacía más ilusión una con Michael Jackson. Y más hoy, que vienen de zombies de Thriller, pero como se ha muerto, pues se han puesto pesaditas y...

-Nada, nada, amigo José Luis, -habrá respondido el mulato con su grave voz de cantante de jazz- No es molestia. A mi familia y a mí nos encantan las fotos pintorescas. No te preocupes por las pintas que traen, ¡si vieras una foto que tenemos de mi bisabuelo con plumas y taparrabo!

- ¡Es usted tan amable y tiene tanto talante...!

Todo fenomenal hasta que, de vuelta en el hotel, Sonsoles se ha puesto hecha una fiera:

- ¿Tú estás tonto o qué? ¡Dejar a las chicas que se fotografíen con el Obama de las narices! ¡Menudo cachondeo a costa de las pobres! Y eso no ¿eh? Por ahí no paso. Ahora mismo llamas a los de la Agencia Efe y les dices que quiten la foto. Y a los americanos igual. Estos son capaces de colgarla en la web de la Casa Blanca para que se descojone el mundo entero.

- Pero, mujer, después del detalle que han tenido...

- Ni detalle ni leches. Ya me estoy imaginando los montajes fotográficos que van a hacer con la dichosa foto en internet...