miércoles, 25 de noviembre de 2009

CNI: Un millón de dólares al negro que no era.


Como remate tragicómico al circo de tres pistas en el que la banda zapateresca ha convertido el secuestro de un pesquero español por los piratas somalíes, un desenlace digno de las mejores historietas de Ibáñez: resulta que los técnicos de investigación aeroterráquea del CNI le han dado la pasta al negro que no era. Vamos, que un listo se ha hecho pasar por un alto cargo del Ministerio de Defensa de Somalia, si tal cosa existe, y nuestros sagaces agentes secretos le han soltado la gallina sin pestañear. Un millón de dólares, como en las pelis yanquis. Y es que, por mucho que Rubalcaba se esfuerce por convertir al CNI en una maquiavélica Policía del Pensamiento orwelliana, con sus SITEL y similares manejados por siniestros superagentes megaprogres y cibernéticos, al final el tipo medio de espía gubernamental está más cerca de Mortadelo que de James Bond.
Y , hablando de piratas: Con el prestigio internacional subrayado por hechos como éste, no nos debe extrañar que los hijos de la Gran Bretaña hagan prácticas de tiro con la bandera española como blanco. Si hasta Somalia se cachondea de nosotros no podemos pretender que la pérfida Albión nos tome en serio.
Aunque, la verdad, nuestros queridos aliados británicos podrían hacer puntería disparando a su puta madre o, ya puestos a escoger blancos españoles, podrían hacer las prácticas contra el borbón, y eso que ganaríamos todos.