viernes, 15 de enero de 2010

Sacrilegio progre: La SGAE contra San Salvador Allende.

La opinión pública está dividida respecto a la SGAE entre quienes opinan que es el sectarismo progre lo que guía las actuaciones de la banda organizada y quienes creen que es la pura y simple codicia. El hecho de que la beneficiaria de las extorsiones sea la habitual cuadrilla de plastautores rojizos pasados de moda parecía abonar la primera postura. Ya se está convirtiendo en algo normal que, por ejemplo, se multe al Ayuntamiento de Fuenteovejuna por representar la inmortal obra de Lope de Vega sin que nadie se cuestione por qué ese dinero va a parar a los bolsillos de algún cantante mediocre que, seguramente, no ha leído una línea del Fénix de los Ingenios en su vida pero que, eso sí, fue un gran "luchador antifranquista" tras la muerte de Franco.
Hoy, sin embargo, publicaba el periódico alicantino Informacion.es una noticia que desmiente parcialmente esta hipótesis. Al parecer, los recaudadores de la banda no se cortan a la hora de pedir pasta incluso a la más políticamente correcta piara promarxista. Y es que han obligado a cancelar un homenaje a Salvador Allende porque los organizadores se habían olvidado de pagar el peaje correspondiente a los sicarios de Teddy Bautista. Si el acto hubiera sido en honor de algún personaje facha y reaccionario como Cervantes, Miguel de Unamuno o San Isidoro, la sanción estaría dentro de lo esperable. Pero censurar un homenaje al sacralizado cabecilla prosoviético rompe todos los esquemas de lo políticamente correcto. Ya no respetan ni lo sagrado. Y es que la pela es la pela.