domingo, 28 de febrero de 2010

Israel: el asesino susceptible.

Es realmente insólita la delicada sensibilidad del Estado terrorista por antonomasia cuando alguien le recuerda sus crímenes. Al parecer, han bastado unas cuantas cartas de escolares españoles a la embajada hebrea en Madrid para que el Estado sionista proteste airadamente ante la embajada española en Israel denunciando "antisemitismo". Al parecer, en estas cartas se afea a los hebreos su desmedida afición a masacrar población civil en sus impunes incursiones en territorio palestino.
Aunque la utilización de niños para este tipo de acciones evidencia la autoría de la pezuña progre en el envío de las cartas, lo cierto es que el hecho de que los denunciantes del genocidio sionista sean elementos de calaña comparable a la de los denunciados, no hace menos hipócrita el fariseísmo de quien se ofende porque le recuerdan lo evidente.
Suponemos que el Ministerio de Educación tomará cartas en el asunto y, a través de las habituales herramientas de adoctrinamiento como Educación para la Zapatería, presentará a partir de ahora a los judíos como seres arcángélicos injustamente perseguidos, equiparándolos así a los comunistas, a los separatistas y a los homosexuales en la mitología políticamente correcta del régimen mojigatocrático.