jueves, 12 de agosto de 2010

El nuevo modelo de enseñanza militar.

Ya sé que parece una inocentada pero, teniendo en cuenta que estamos en Agosto y que la Ministra de Defensa es la que es, la cosa parece que va en serio. Resulta que ahora a los oficiales del Ejército les van a obligar a estudiar Alianza de Civilizaciones en las Academias Militares. No es coña, de verdad.
Al parecer, en lugar de instruirlos en el viejo arte de la guerra y hacerlos expertos en estrategias, maniobras, intendencia y esas cosas tan aburridas y tan carcas, nuestros militares van a aprender a "reforzar la comprensión mutua".
Podemos imaginar un posible diálogo en cualquier guarnición fronteriza:

- Mi capitán, los moros nos están atacando.
- No sea burro, sargento, no se dice moros, se dice magrebíes.
- Vale: mi capitán, los magrebíes están lanzándonos granadas.
- A ver, sargento, refuerce la comprensión mutua en todo el perímetro y averigüe si esa actitud de crispación puede obedecer a una falta de entendimiento.
- Va a ser que sí, mi capitán, porque al centinela acaban de rebanarle el gaznate.

Alguien que no tenga la suficiente sensibilidad democrática y progresista podría pensar que estas payasadas están pensadas para culminar el proceso de castración de nuestro Ejército y terminar de convertirlo en un hatajo de mercenarios sin seso y sin dignidad. Tiene su lógica que, con una cúpula militar elegida en base a su grado de sumisión y pelotilleo, que no ha pestañeado ante agresiones a la unidad nacional como el Estatuto de Cataluña, la cuadrilla progre se envalentone y aproveche para exhibirse ante su parroquia con estos alardes de domador ante un león drogado.
Si mañana deciden que el nuevo uniforme de nuestro Ejército estará compuesto por zapatones de circo, nariz postiza, pamela con flores y tanga de leopardo, estamos seguros de que nadie protestará y los diversos jemades, jujemes y charlots darán ejemplo luciendo las pamelas más chillonas. Faltaría más.


Compartir artículo en fb