jueves, 16 de septiembre de 2010

Gitanos expulsados y fariseos giliprogres. Síndrome de Diógenes social.

Aunque a veces tengamos la impresión de que el papanatismo políticamente correcto es una lacra endémica de este país antes llamado España, la escandalera histérica que ha montado la giliprogresía europea ante la expulsión de algunos gitanos rumanos por parte de Francia, pone de manifiesto que la estupidez y la sensiblería suicida no son una exclusiva de los políticos españoles.
Al contemplar el afán progre por mantener dentro de las fronteras gabachas al conjunto de delincuentes, mendigos y vagos que conforma el colectivo de gitanos rumanos, es inevitable asociar esta actitud con el llamado "Síndrome de Diógenes" que, como es sabido, es una enfermedad mental que consiste en la acumulación compulsiva de basura.
Los actuales progres y gilis políticamente correctos de Europa padecen una suerte de Síndrome de Diógenes social. Desde la atalaya de sus latisueldos, los burócratas de la eurocracia se escandalizan ante el tímido intento francés de hacer un poco de limpieza en su cochambrosa y multicultural sociedad.
Lo malo es que nuestros vecinos gabachos combinan su encomiable propósito con la actitud guarrindonga de la maruja que arroja su basura al corral del vecino: muchos de los gitanos expulsados de Francia están llegando, cómo no, en masa a España. Por si éramos pocos, parió la yaya.
Compartir artículo en fb