viernes, 18 de febrero de 2011

"Régimen de libertades" y otros cuentos.

Cuando, dentro de unos años, los españoles cuenten a sus hijos que hubo un tiempo en que en nuestra Patria se podía fumar en los bares, hablar español en toda España sin que te multasen, conducir sin ir pisando huevos o comer chuches sin restricciones, los nuevos españolitos creerán que su papá exagera y quizá esté senil.
Si los niños son alumnos aplicados en Educación para la Ciudadanía y estuvieron atentos el día de la lección sobre la Eutanasia, se empezarán a plantear la necesidad de dar a papá una muerte digna como dice la profe. 
Si además el padre o el abuelo le cuentan al niño que, en esa época, ser blanco, heterosexual y creyente no era motivo de vergüenza ni de exclusión a la hora de optar a una vivienda protegida , a una plaza de guardería o a una beca de comedor, entonces el niño empezará a sospechar que papá o el abuelito son peligrosos racistas retrógrados y puede que hasta  escriba una carta de denuncia a la oficina  inquisitorial del estebanibarra de turno.
Cuando, dentro de unos años, los padres cuenten a sus hijos que había tiendas que no eran de los chinos, que no había que pagar por la asistencia médica, que un trabajador podía mantener dignamente a su familia con su sueldo, que los violadores y pederastas no eran puestos en libertad por jueces desaprensivos o que los terroristas eran perseguidos por sus crímenes, el niño pensará que su "Progenitor A" lo único que quiere es contarle un bonito cuento antes de dormir.