lunes, 2 de mayo de 2011

Bin Laden: la muerte de un supervillano.

Tras la muerte de Bin Laden a manos de la CIA, otros supervillanos han mostrado su preocupación ante lo que consideran una falta de respeto a la tradición. Desde algún lugar oculto en el lejano Oriente, la Oficina de Prensa de Fu-Manchú ha emitido un comunicado en el que expresa su malestar por la liquidación de un personaje que tantos beneficios ha proporcionado a sus creadores. "Te pasas la vida haciendo de malo de la película para justificar invasiones y demás barrabasadas y así es como te lo pagan. No hay derecho" dice el comunicado del supervillano asiático.
Por su parte, la  AIMM (Asociación Internacional de Malos Malísimos), presidida por el Hombre del Saco y de la que forman parte personajes tan destacados como Lex Luthor, El Dr. No o el Profesor Moriarty, ha condenado la acción mediante un manifiesto al que se han adherido otras organizaciones como SPECTRA, CAOS o la Factoría de Brutos Mecánicos del Doctor Infierno.
La AIMM lamenta también la falta de agradecimiento de las multinacionales del petróleo y de los fabricantes de armas, que no han tenido ni siquiera el detalle de enviar un triste ramo de flores a quien tanto dinero les ha hecho ganar. "De desagradecidos está la comunidad internacional llena" dice textualmente el manifiesto.
 Y es que parece ser que, de todos los beneficiarios del supervillano desaparecido, tan sólo Larry Silverstein ha enviado una nota de pésame que dice: "Torres más altas han caído. Nuestros accionistas no te olvidan".
Para los incondicionales de la serie, aún queda un poco de esperanza: el hecho de que el cuerpo del personaje, en la mejor tradición hollywoodiense, haya sido arrojado al mar, deja abiertas las posibilidades para una segunda parte.