miércoles, 11 de mayo de 2011

Los anuncios de las putas (Soneto)


sin chuches, sin carnet, sin chiringuito
nos sigue fastidiando este cabrito
con nueva inquisición zapateresa.

Han hecho del prohibir blasón y empresa
y es fastidiar su juego favorito
haciendo del vivir cuasidelito
y de cada sanción una sorpresa.

Fastidian a curritos y empresarios,
fastidian con sus ansias prohibidoras,
fastidian con sus leyes-cagarrutas,

fastidian con sus bodrios arbitrarios,
y fastidian a sus progenitoras
prohibiendo los anuncios de las putas.