domingo, 8 de mayo de 2011

Un año duro para los banqueros.

Hay veces que leer la prensa le parte a uno el corazón. La desesperación de los millones de parados españoles palidece ante la auténtica tragedia de nuestra economía: éste ha sido un año duro para los banqueros.

Según proclama la prensa económica, este año la banca sólo ha ganado poco más de cuarenta y un millones de euros diarios. Pobre gente. Menos mal que los banqueros, en un ejercicio de austeridad, han limitado sus sueldos para este año. Por ejemplo, Francisco González, Presidente del BBVA sólo ganará oficialmente en 2011 4.97 millones de euros, un 6% menos de lo que ganó el año pasado. Pobrecillo.
Supongo que el resto de la banda de Botines, Basagoitis y demás ralea también han tenido que moderar sus ingresos. Creo que tendríamos que abrir una suscripción popular para que esta pobre gente pueda llegar a fin de mes.
Se me ocurre que si todos los parados españoles les dieran un euro, y todos los empresarios que están quebrando por falta de crédito les dieran, pongamos, dos euros cada uno, ya tendrían para ir tirando una temporadita. Al fin y al cabo, trabajadores y pequeños empresarios son gente sufrida, acostumbrada a ser parasitada por la banca y pueden hacer un pequeño esfuerzo adicional. Cuando comenzó la crisis, ya les regalamos a los banqueros más del 5% del PIB y hemos aguantado el tirón. Más o menos.
Otra solución que se me ocurre es reunirlos con el resto de trileros, políticos profesionales, y estafadores en general para enseñarles a ganarse honradamente la vida. Sí, seguramente sea esa la solución. Creo que con estos marrajos hay que ser misericordes y, en lugar de pegarles el par de tiros que se merecen, debemos reinsertarlos en la sociedad.