jueves, 9 de junio de 2011

Bilderberg. Grabaciones inéditas de la reunión preparatoria.

- A ver, un poco de orden. Vamos a empezar. ¿Quién es el primero?
- Yo, Gran Maestre. 
- Coño. El Jefe de la CIA. Estarás contento con lo de Bin Laden. No se lo ha creído ni el Tato. Cada vez hacemos las cosas peor. Mira que no tener preparado ni siquiera un cadáver para dar el pego... El cuento ése de que se arrojó el cuerpo al mar ha sido una chapuza que no se ha tragado nadie.
-Tuvimos poco tiempo para hacer algo creíble. Los índices de popularidad del negrito estaban por los suelos y...
- Ya, ya. Menos excusas y a ver si cuando te mandemos que montes algo para justificar la invasión de Irán te lo curras un poco más. No podemos seguir viviendo del 11-S. Por cierto, las rebeliones espontáneas y populares en el norte de África nos están costando un huevo. ¿Quién fue el listo que dijo que, con armar a unos cuantos mercenarios, a Gadafi le quedaban tres telediarios? ¡A la OTAN hemos tenido que enviar y ni por ésas! Al final nos va a costar más el cascabel que el perro.
- Lo siento, Rabí, pero es que tenía más apoyo popular del que pensábamos, y claro...
- Bueno, a otra cosa. ¿Algún problema con la mamandurria bancaria? A ver si la gente empieza a preguntarse por qué coño tienen que darnos la pasta a nosotros cuando sus países están arruinados por nuestra culpa. ¿Cómo lo ves, Emilio?
- En el cortijo del Sur no hay problema, don David. Hemos organizado una falsa protesta con los mamporreros de siempre para crear confusión y desanimar a la gente normal. Por cierto, hemos traído a alguno de los nuevos actores para que los conozca Su Señoría. Ven, Mariloli, saluda al señorito.