sábado, 30 de julio de 2011

El 20 N y las elecciones (entremés tragicómico en un acto)


PERSONAJES:
* María Alfonsa Jiménez de los Vitrubios y Pérez de la Ensenada. (MONCHA)- De los Jiménez de los Vitrubios de toda la vida. Afiliada al Pepé. Cincuentona bien presentada. Elegante con un puntito cursi. Hizo muy buena boda con un protésico dental muy bien situado. Aunque su familia ya tenía posibles, no se vayan a creer.

* María Asunción López Carbajilla.(ASUN)- Similares características aunque algo más ordinaria. Afiliada al Pesoe y, sin embargo, amiga de la anterior por haber coincidido ambas en su infancia en el Colegio de las Madres Progresistas Descalzas del Sagrado Pastel, institución distinguida y elitista donde las haya. 

* Jessica Martínez Bollo.(YESI)- Veinteañera. Estética punki-guarra aunque con piercings de diseño. Hija de un constructor súbitamente enriquecido. Su hija lo desprecia por burgués. Y por hortera.  Lo que no desprecia es la pasta que le da y que le permite ir a una de las peluquerías más pijas del barrio y haber estado acampada con los indignados invitando a diario a porros y birra a los compañeros de lucha revolucionaria. Conocida de las anteriores.

* Peluqueras.

* Figurantes.
------------------------------------
ACTO ÚNICO

Escena: Salón de Peluquería de cierto nivel, estética pijo-vanguardista aunque sin exagerar. Al fondo, dos peluqueras atienden a las clientes mientras, en primer plano, YESI, camiseta del Che y pelo morado, espera su turno leyendo "Público". Entran MONCHA y ASUN, que han coincidido en la puerta.




MONCHA- Asun, hija, qué elegante. No pareces tú. Casi ni te conozco.

ASUN.- A mí me ha pasado lo mismo. Iba diciendo:¿quién será esa gordita que entra en la peluquería? Y es que hace siglos que no nos veíamos. Anda, mira quien está aquí (dirigiéndose a Yesi) ¿Qué tal, cariño?

YESI.- Psch. Ya ves. A cardarme y a que me depilen un poco.

MONCHA.- Falta te hace, hija. Di que sí. ¿Y tu madre? ¿Se mejoró ya?

YESI.- Si no le pasaba nada a la hija de puta. Después de montar la de Dios en Urgencias y toda la hostia, resultó que eran gases.

MONCHA.- Vaya, cuánto me alegro. Bueno, ¿y que me decís del Zapatitos? Estaréis disgustadas ¿no? Elecciones en puertas...

ASUN.- ¿Disgustadas por qué? Tú eres de las que te crees los sondeos. Al final, ganará Rubalcaba y entonces me gustaría ver la cara que se os queda.

YESI.- A mí, en el fondo me la bufa, pero me jode que baje la izquierda. Aunque como llegue Rajoy, se va a cagar con la que le tenemos preparada.

ASUN.- A ver si es verdad. Os estamos dejando que hagáis lo que queráis para eso. Cuando llegue Rajoy, menos porros y más abuchear a los peperos. Y tened cuidado, que éstos no son como nosotros que os tenemos a la Policía atada. 

MONCHA.- Huy hija, qué exagerada. No le hagas caso, cariño. Te puedo decir de buena tinta que Espe está muy interesada en algunas de vuestras propuestas. Lo que pasa es que éstos nos quieren presentar como la derechona cuando en realidad somos un partido tolerante y moderno. Si hasta han puesto las elecciones el Veinte Ene para identificarnos con los fachas. Como si fuéramos terroristas.

ASUN.- Venga, Moncha, que nos conocemos de hace tiempo y todos sabemos que tu familia se forró durante la Dictadura.

MONCHA.- Mi familia siempre fue liberal. Mi padre incluso estuvo detenido.

ASUN.- Sí. Por conducir borracho.

MONCHA.- Por lo que fuera. Pero mi familia siempre fue demócrata. No como la tuya, guapa, que hasta tienes, perdona que te lo recuerde, un abuelo falangista. Y camisa vieja, además. Qué vergüenza.

YENI.- ( A una de las peluqueras) Si ya te digo yo que estas pedorras en el fondo son todas unas fascistas. Como dice un colega, a por ellos como en Paracuellos ¿que no?

ASUN.- Yeni, mujer, no comprometas a esta chica.

MONCHA.- No, si no es comprometerla. Al fin y al cabo estamos en un país libre y democrático donde cada uno puede pensar como quiera ¿no? Porque, vamos a ver, muchacha (a la peluquera) ¿A que vas a votar al Partido Popular? 

PELUQUERA.- Pues mire, señora, no. Tampoco al Pesoe. No es que entienda mucho de política, pero nunca he visto la diferencia entre ustedes. Tampoco creo que acampar entre mugre y defender a los inmigrantes ilegales sea la solución para cambiar esto. Así que yo, el día de las elecciones, como cae en Veinte Ene, me voy a acercar al Valle a llevar cinco rosas a José Antonio. Como dice la señora, estamos en un país libre y todos tenemos derecho a llevar flores a nuestros muertos ¿o no?

Silencio embarazoso.

Telón.