jueves, 29 de septiembre de 2011

El Rey se descojona.

El Rey se descojona comentando
que España necesita sacrificio,
el pepero barrunta beneficio
y los banqueros siguen engordando.

Siguen politicastros ordeñando
la teta seca tras el estropicio
que lleva la Nación al precipicio
con listos que nos siguen engañando.

España, cual borrego granujiento,
deglute telemierda como vicio,
contenta aunque por culo le estén dando:

se ha acabado creyendo el esperpento
que trileros de voto y artificio
montan para seguir mangoneando.