viernes, 25 de noviembre de 2011

El indulto.

Miguel Montes lleva en la cárcel desde 1976. Es el preso más antiguo de España. No ha matado a nadie. Su delito fue robar un cartón de tabaco cuando tenía 16 años. Está gravemente enfermo. Su familia ha pedido el indulto por razones humanitarias en repetidas ocasiones. Previsiblemente, Miguel Montes morirá en la cárcel. El caso de Miguel Montes contrasta con una de las últimas canalladas de nuestra casta política.
Recientemente, el Gobierno que ha arruinado a España firmaba el indulto para un indeseable condenado por el Tribunal Supremo. El Partido que va a formar Gobierno fue informado de la arbitrariedad y guardó, como de costumbre, un silencio sumiso. Motivo: el indeseable es un banquero (valga la redundancia).
En España se encarcela a la gente por el terrible delito de defender la propia vida ante una agresión multitudinaria (Josué Estébanez), o por publicar libros políticamente incorrectos que molestan a cierto sanedrín (Pedro Varela). En España se imponen multas a la gente que lleva flores a sus muertos (Valle de los Caídos). 
Mientras, en España se suelta a asesinos separatistas y se les hace diputados o alcaldes. En España los banqueros tienen bula para delinquir.
Lo peor de todo es que la chusma indecente de políticos corruptos, periodistas lameculos y jueces de alquiler pretende que nos creamos sus milongas sobre el imperio de la Ley y el Estado de Derecho. Los hijoputas.