sábado, 17 de diciembre de 2011

400 euros.

-Buenos días, queridos oyentes de EsRadiobasura. Bienvenidos, un día más a "Jódete y baila" el espacio radiofónico líder en difundir las maravillas del liberalismo. Hoy tenemos con nosotros a Juan, un joven español que, gracias a las reformas llevadas a cabo por nuestro Gobierno, ha encontrado trabajo. Juan es uno de los jóvenes españoles beneficiados por el nuevo contrato de 400 euros.Buenos días, Juan.

- Buenos días, señor locutor.
- Tutéame, hombre. No olvides que nuestro Estado de Derecho consagra la igualdad ante la ley. Dime Juan ¿no estás agradecido al libre mercado por haber encontrado trabajo?
- Hombre...sí, estoy muy agradecido y feliz.
- Muy bien. Me han dicho que, gracias a tu nuevo trabajo, te has podido independizar de tus padres ¿no es así?
- Sí, señor locutor. Ahora tengo la suerte de...¿cómo era? ah sí; ahora tengo la suerte de poder compartir un piso-patera, no, un piso-patera no, un hogar juvenil alternativo...perdone, señor locutor, es que estoy muy nervioso. 
- No te preocupes, Juan. Supongo que te referías al hecho de que los antiguamente llamados pisos-patera ya no están ocupados por inmigrantes gracias a la avanzada política de integración de nuestro Gobierno ¿verdad?
- Sí. Como a los inmigrantes les han dado viviendas de protección oficial, a los jóvenes españoles nos han metido en los pisos-pat...en los hogares juveniles alternativos.
- Juan quiere señalar la magnífica labor social del Gobierno transformando antiguas infraviviendas en confortables y desenfadados alojamientos para jóvenes. Cuéntanos un poco de esta transformación, Juan.
- Bueno, han puesto un letrero en la puerta que dice "Hogar Juvenil Alternativo" y dicen que nos van a poner agua corriente un día de éstos.
- Recordamos a nuestros oyentes que estos gastos de adaptación van con cargo a nuestros impuestos. ¿Cuando dejará el Gobierno de robarnos para rodear de lujos a una juventud parásita? En fin. Perdona Juan, pero nuestra línea editorial nos obliga a cierta actitud crítica. Porque defendemos la libertad. La libertad de mercado, naturalmente.
-No se preocupe, señor locutor. Me hago cargo. De todas formas me va a disculpar porque me tengo que marchar. Mi jefe, el señor Chen Wua, es muy exigente y hoy me toca a mí abrir el taller clandestino que tenemos debajo de la tienda.
-Bien...supongo que te refieres a la actividad secundaria alternativa recientemente legalizada en la Comunidad de Madrid ¿verdad? 
-Sí, eso. Bueno...adiós.
- Despedimos a Juan que se marcha, feliz y contento a su nuevo empleo y recordamos a nuestros oyentes que tras una pausa para la publicidad, empezará el debate "Niños en las fábricas ¿por qué no?" patrocinado por la Fundación Levy Wiesenthal y el Banco Santander.